MILONGA PARA ROBERTO

                                                                               



Hay un sonido en las pampas
un temblor de tierra rompiendo el silencio
donde la dignidad alzó su valentía,
en una vieja farola de Buenos Aires
un bandoneón sin manos toca una milonga
que el viento lleva desde el Río Bravo hasta la patagonia.
El cielo se engalana de colores pasteles
dibujando la acuarela de una vida
hay duendes con pinceles en las manos
mientras febrero sostiene la paleta
y el hada de los sueños va a su encuentro
llevando en sus cabellos trenzados
la eternidad de tu último verso...




Amigo mío, no voy a despedirte con tristeza, porque los seres que quiero viven en mi corazón por siempre, has luchado mucho, ahora toca descansar, así que te dejo con aquella canción que tanto te gusta, y que mucho nos hacía reir porque un poco de loco tenemos, y para no perder la costumbre, como siempre:

Chau, gauchito argentino




                                                            

Nuestro compañero Roberto Solán, partió el 14 de febrero a las 11:00 am, para todos aquellos que lo conocían, para sus seres queridos y para aquellos que no tuvieron la oportunidad de conocer a un ser donde la humildad se hizo arte, dejo este homenaje.

http://elregresodelsomorgujoasombrado.blogspot.com/


17 comentarios:

Cris Bo dijo...

Bueno mi querida amiga debo dejarte unas palabras que sabrás serán escritas con el corazón...
Simplemente compartimos muchas cosas en común y la que más resalto son los valores que la vida nos enseñó y con esos valores se ha fortalecido nuestra amistad a través del años.
Se de tu dolor en tantas circunstancias que te ha tocado vivir y ahora te toca despedir a un ser tan especial en tu vida como era Roberto: inteligente, caballero y por sobre todo un gran artista.
No hay dudad que te has metido en su cultura (y lo digo como Rioplatense) porque cada letra habla de él y el ámbito que lo rodeaba.
Un maravilloso homenaje le dejan tus letras a los momentos de apoyo mutuo que ambos se brindaron.
Nunca cambies... Dios te hizo completa y él ya está en paz. Mil besos.

J.P. Alexander dijo...

Que hermoso extrañaba leerte . Te mando un beso

LA ZARZAMORA dijo...

No tuve el placer ni el gusto de conocerle.
Espero que tus letras y este bello epitafio vuelen trenzados hacia ese más allá que ya lo habita.
Un abrazo enorme, Mayra.
Y que su alma descanse en paz.

A Casa Madeira dijo...

A unica coisa que sabemos é que vamos partir
algum dia...
Mas partidas seja qual for é sempre algo muito triste.
PAZ E BEM.

RECOMENZAR dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
AMALIA dijo...

Hermoso homenaje en esas sentidas y dulces letras.
Lo siento mucho.
Un beso.

Montse Martínez Ruiz dijo...

No lo conocía, pero sé lo que se siente con la pérdida de un amigo.
Hermosos versos y bella canción.
Muchos besos, Mayra.

Kasioles dijo...

Querida y buena amiga: Y lo digo porque he llegado a conocer parte de la grandeza de tu alma, si no quisieras, si no llevaras la amistad en el corazón, no podrías escribir tan bello poema a la memoria de Roberto.
He entrado en su espacio y he leído su último poema, no hay duda de que era poeta y sabía muy bien expresar sus sentimientos, no le conocía y, si te digo la verdad, hasta me alegro de ello pues, si ahora me emociono al leer tus sentimientos, imagínate si lo llego a conocer y sé que ya nunca más podré leer sus versos.
Desde esa vida eterna a la que todos estamos llamados, hoy seguro te sonríe y agradece tus bellas letras, es una forma de saber que le recuerdas y conoces su grandeza como persona y poeta.
Y antes de acabar este comentario, quiero que sepas que me has dado una inmensa alegría al verte aparecer por mi espacio después de tanto tiempo ¡la de veces que me he podido acordar de ti! Ya pensaba cosas horribles que podían haberte ocurrido.
Aunque me alegró el saber de ti, siento que haya sido en estos tristes momentos.
Cariños en el corazón y un fuerte abrazo lleno de ternura.
Kasioles

Carmen Silza dijo...

Bello homenje,en forma de versos.
Yo tampoco lo conocía, pero que descanse en paz.
Feliz semana Mayra.

Anónimo dijo...

No lo conocía...pero saber que estaba entre tus afectos es suficiente para mí.
Me alegra leerte mi querida y entrañable amiga

Marina Fligueira dijo...

¡hola Mayra!

Que verte por estos lares y caminos donde nos cruzamos nos miramos nos comunicamos y vamos sabiendo unos de otros; y yo hoy festejo a lo grande este bello momento en que apareces y hablo contigo
Y te leo lo bello que has escrito, un homenaje a ese amigo querido, porque los amigos pueden ser como hermanos y a veces los hermanos no son tan amigos como quisiéramos que fueran.
¡Es un placer saber de ti!!! Gracias mil por estar ahí y venir a saludarnos con tu poema tus letras siempre agradables. Gracias, reina. Y vuelve n o te olvides.

Te dejo mi gratitud i mi gran estima.
Un abrazo inmenso.
Y se muy -muy feliz.

Pitt Tristán dijo...

Maravillosa poeta; emoción y talento que demuestras en esta elegía.

Enhorabuena.

Sara O. Durán dijo...

Es un espléndido homenaje, con los sentimientos a flor de piel.
Te dejo un abrazo muy grande, preciosa,

Piruja dijo...

Hola Mayra, me alegro ver que has publicado de nuevo, pero al mismo tiempo me entristece que haya sido por esta causa, le haces un precioso homenaje a este compañero bloguero que no tuve el gusto de conocer, pero que el desde allí arriba seguro que te lo agradecerá.
Como dice Marina, no nos dejes tanto tiempo sin tus bonitas letras y tu presencia, se te echa mucho de menos querida Mayra, cuidaos mucho vale?

Besos.

Verónica Calvo dijo...

No le conocí pero a través de tu homenaje algo le he conocido.
Tu alma noble ha sabido sacar toda la belleza y el cariño (y buen hacer con la letra), para despedirle como merece un amigo.

Besos grandes, querida amiga.

Anónimo dijo...

Que decirte que no haya compartido contigo.
Para mí es suficiente el bello homenaje que tú le hacess

Jorge Donato dijo...

Tus letras son sin duda un hermoso homenaje de reconocimiento y sentido pesar..., y su legado quedó impregnado en tus versos.
Un abrazo querida Mayra.